La compulsión a la repetición

Freud dijo que sólo el hombre es capaz de tropezar tres veces en la misma piedra. Somos capaces de incurrir en los mismos riesgos mil veces aunque salgamos dañados o de tomar mil veces la misma decisión errónea. Y ocurre así porque lo que perseguimos se encuentra en un plano