Seleccionar página

Tratamiento de la cefalea con toxina botulínica

  En 2008 las guías referían que no “existen datos que avalen la eficacia de la toxina botulínica en las cefaleas, incluyendo las migrañas”. En las de 2016, tras publicarse nuevos estudios (estudios PREEMPT), las cosas han cambiado y la toxina botulínica tipo A (Botox) si ha demostrado eficacia para la migraña crónica (15 días o más de cefalea al mes, con por lo menos 8 de ellos de migraña). En la actualidad no hay evidencia que avale el tratamiento en otros tipos de cefalea.

  La eficacia en el único estudio que compara ambos tratamientos, en similar al Topiramato.

  Por lo tanto en la actualidad la Botox está indicada en aquellos pacientes que cumplen criterios de migraña crónica y que o bien han fracasado otros tratamientos preventivos o porque la Botox se considera de primera elección.

  La eficacia comienza a las 4 semanas de inicio y se mantiene en el tiempo, casi siempre siendo necesario repetir las infiltraciones cada 3-4 meses. El 50% respondes tras la primera infiltración, y de los no respondedores, el 11% lo hacen tras la segunda y otro 10% tras la tercera. De este modo suelen responder un 70% de los pacientes tratados.

  Es preciso infiltrar en 31 puntos de cráneo y cuello, 5U por punto, lo que hacen un total de 155U (dos viales de Botox).

  El tratamiento se puede hacer en la propia consulta y suele ser bien tolerado por los pacientes, siendo los efectos secundarios poco frecuentes y normalmente leves y pasajeros.

  En nuestro grupo llevamos utilizando este tratamiento desde hace muchos años, con buenos resultados.

   Si está interesado en recibir más información, no dude en pedir cita con su neurólogo.

Realice su consulta aquí: 

Acepto las condiciones

captcha