Adolescencia y senectud

Adolescencia y senectudExisten segmentos de edad con mayor riesgo para el padecimiento de enfermedades psiquiátricas. Son esencialmente la adolescencia y la senilidad.

En la adolescencia acontecen muchos cambios de una manera torrencial. El sujeto abandona el pensamiento concreto del niño y comienza a desarrollar el pensamiento abstracto y flexible del adulto. Experimenta enormes cambios en su anatomía y fisiología. Pero su mayor encrucijada radica en la ambivalencia que siente entre la necesidad de prolongar su infancia y la necesidad de obedecer al imperativo de dejar atrás su posición dependiente infantil. Esto es, en su dificultad para optar por una identidad propia y adulta.

El adolescente lucha contra sus padres y demás figuras de autoridad pues proyecta sobre ellos sus propias necesidades de dependencia. Opta por pensar “ellos quieren que siga siendo un niño pequeño” porque no puede aceptar que es él quien realmente teme las consecuencias de dejar de ser un niño. Esto genera una alternancia entre ataques y estados de sometimiento frente a sus padres.

Normalmente los progenitores muestran perplejidad por la conducta irracional e injustificada y adoptan una posición hostil frente al hijo lo que genera una contaminación en su relación y cierra un círculo de irracionalidad que perjudica a todos. Pero no es sencillo ver que tales ataques no son más que una representación externa de los conflictos internos del adolescente. Éste emplea a sus padres como “sparrings” afectivos fiables porque “sabe” que no le van a dejar aunque en realidad lo haga porque “sabe” que él no les va a dejar.

La adolescencia es una etapa emocionalmente caótica en la que el sujeto necesita llevar a cabo una profunda reorientación de su interior y de sus patrones de relación interpersonal sin contar, en cambio, con un modelo de identificación alternativo a los padres que resulte válido y claro.

Estos hechos hacen que la adolescencia sea el momento en el que debutan muchos trastornos psiquiátricos lo que hace imperativo su abordaje temprano pues esto redunda en una mejora de sus aspectos pronósticos.

De forma paralela, el afrontamiento de la muerte, la degeneración del sistema nervioso central, el padecimiento de múltiples patologías y la toma simultánea de muchos medicamentos, hace que la población senil presente frecuentes trastornos psiquiátricos que deben ser siempre abordados para tratarlos o, al menos, mejorar la calidad de vida del anciano. En esta población es especialmente determinante un plan de tratamiento preciso que pondere tanto la el sufrimiento psicológico como la situación física del paciente así como los tratamientos que siga.

Artículos relacionados:

Psicoterapia dinámica (psicoanalítica)

La aparición del psicoanálisis supuso hace 100 años una innovadora forma de comprender y resolver el sufrimiento mental con el descubrimiento del inconsciente, las técnicas de introspección y la interpretación … (leer más).

Tratamiento psicofarmacológico

Hoy disponemos de psicofármacos eficaces para una gran mayoría de enfermedades psiquiátricas y conocimientos suficientes para emplearlos de forma cabal, usando la mínima dosis y menor combinación de medicamentos para obtener la mejoría  … (leer más).

Psicoterapia cognitivo-conductual

La psicoterapia cognitivo-conductual surge a principios del siglo XX siendo los precursores y autores más representativos Beck, Ellis, Bandura, Rehm entre otros. Su objetivo se centra en resolver problemas mentales del paciente mediante … (leer más).

GRUPO DOCTOR OLIVEROS

 

HORARIO

LUNES – VIERNES

10.30 – 20.00

SÁBADO – DOMINGO

Cerrado

CONTACTO

error: Contenido protegido!