Pedir cita

UNIDAD DE PSIQUIATRÍA Y PSICOLOGÍA  LEGAL

La psiquiatría y la psicología, aplicadas al ámbito legal y forense, se ocupan de realizar una valoración y evaluación clínica de la persona o personas implicadas en los procedimientos judiciales.

 

¿Por qué un informe pericial psiquiátrico y/o psicológico?; ¿En qué se diferencia de un informe clínico?

 

El informe pericial psicológico es un documento legal, solicitado por un juez, fiscal o abogado que valora el estado mental de la persona o personas implicadas, con su consiguiente repercusión legal.

 

El informe pericial:

 

  • Se elabora en base a un objetivo/s pericial/es, emitiendo conclusiones técnicas que dan respuesta y facilitan la toma de decisiones de jueces y tribunales de justicia.
  • Reúne una serie de características que lo convierten en un medio probatorio esencial, como la máxima exhaustividad en la recogida y el tratamiento de datos obtenidos de la persona/s peritada/s, así como el contraste de la información obtenida por diferentes fuentes.
  • Se apoya en entrevistas clínicas y pruebas psicométricas, que garantizan la máxima fiabilidad y validez en los resultados obtenidos.

 

El informe clínico, por su parte, forma parte de la historia clínica del paciente y está enmarcado en un contexto asistencial.  En él se recoge información médica y sanitaria acerca del estado mental de la persona,  intervención y respuesta al tratamiento psiquiátrico y/o psicológico aplicado.

 

¿Qué nos hace diferentes?

 

  • En la unidad de psiquiatría y psicología legal de Grupo Doctor Oliveros, trabajamos de forma interdisciplinar, aunando las aportaciones de ambas disciplinas, la psiquiatría y la psicología, con el fin de realizar una aproximación integral a cada caso en particular, así como un trabajo riguroso y exhaustivo en la pericia, según nuestros principios éticos y deontológicos.
  • Aplicamos los métodos y conocimientos de la psiquiatría y la psicología científica, de forma coordinada, en contextos judiciales civiles (idoneidad de cargos tutelares, secuelas psíquicas, idoneidad de custodia, patria potestad); penales (base psicopatológica de la imputabilidad, lesiones y secuelas psíquicas, maltrato, acoso escolar o bullying) y sociales (acoso laboral o “mobbing”, incapacidades laborales basadas en enfermedades o trastornos mentales, accidente laboral: “burnout”, competencia contractual).