Seleccionar página

El bebé díficil

 

  El nacimiento de un bebé es habitualmente un acontecimiento feliz. Sin embargo, algunos bebés nacen con un un temperamento difícil: son irritables, comen y duermen mal, y hacen que su cuidado sea complicado y poco gratificante.

  Otras veces las madres presentan un estado emocional alterado en el postparto (Blues, Depresión Postparto), que también le afecta en su forma de relacionarse con el bebé.

Sin embargo, este es un período crucial en la formación del vínculo con la madre o los padres, que va a marcar la relación futura entre el bebé y ellos así como el tipo de relaciones que ese niño establezca a lo largo de su vida.

  Por ello, es importante intervenir terapéuticamente para mejorar las dificultades que puedan existir en estas etapas tan precoces y prevenir el mantenimiento o el desarrollo de otros problemas derivados de las mismas.