Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)

El cuadro clínico del TOC en niños es igual que en adultos. La mitad de los casos comienzan en las primeras edades de la vida: de los 5 a los 11 años., cuando apenas se sospecha que puede presentarse ese trastorno. La adolescencia es una etapa de especial incidencia. En niños las obsesiones y las compulsiones se pueden confundir con juegos, manías sin importancia, y en ocasiones no resultan molestas para los propios pacientes o sienten vergüenza de contar/ no saben expresar lo que les ocurre. Por ello se tarda tiempo en considerar como patológicos los rituales de los niños.

 

El TOC puede comenzar con un único síntoma a los que se irán añadiendo nuevas obsesiones y compulsiones. Además cambian con el tiempo y se sustituyen unos a otros. Actualmente se considera el TOC como un trastorno de origen neurobiológico con una etiología variada, que incluye factores genéticos y anomalías neuroquímicas y neuroanatómicas.

 

El tratamiento deberá individualizarse y adaptarse a las características de cada paciente. En casos leves, la terapia cognitivo-conductual puede ser eficaz; en otros casos es necesario recurrir además a tratamientos farmacológicos que han demostrado eficacia.

 

error: Contenido protegido!