VAGINISMO O IMPOSIBILIDAD DE LA MUJER PARA INICIAR EL COITO

El vaginismo consiste en la imposibilidad de llevar a cabo la penetración en el coito, debido a la contracción completamente involuntaria de los músculos de la parte más externa de la vagina. Se trata de un problema infrecuente que no incapacita a la mujer que lo sufre a disfrutar del juego sexual y alcanzar el orgasmo por otros medios. ​Es una de las causas de la llamada dispareunia o dolor en la penetración.

Su origen es esencialmente psicológico y puede esconder desinformación sexual, experiencias traumáticas, miedo al embarazo, temor a contraer enfermedades de transmisión sexual, experiencias dolorosas en la visita al ginecólogo, abusos sexuales, etc.

En los casos de dificultades en la penetración vaginal suele haber habido algún acontecimiento “traumático” o desagradable en el que se ha asociado (condicionado) la penetración vaginal con la respuesta de ansiedad. Dado que evitan cualquier tipo de penetración vaginal, será necesario hacer aproximaciones sucesivas a la misma. Es común que la mujer, además, haya generalizado la ansiedad a otras prácticas eróticas, diferentes a la penetración vaginal (por precedería); en los casos más “crónicos” suelen evitar, incluso, quedarse a solas con su pareja, ya que creen que cualquier es buen momento para que inicie una relación sexual.

El objetivo será que la mujer aprenda a estar tranquila en compañía de su pareja, incluso cuando ésta la bese, la acaricie, incluso le “proponga” mantener una relación sexual con penetración.

Va a ser necesario, como se comenta, exponer progresivamente a la mujer a penetraciones (con dilatadores o vibradores) y entrenarla en técnicas de control de la ansiedad/activación, para que logre asociar el encuentro sexual a una respuesta de relajación y tranquilidad, de lo contrario puede re-experimentar dolor, molestias o malestar general.

Pedir cita