Seleccionar página
Website Malware Scan

Violadores en manada: dinámicas grupales y características clínicas.

por Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

    En los Sanfermines del 2016 una joven madrileña fue violada por un grupo de hombres organizado y autodenominado alusivamente como  “La Manada”.

    La noticia se extendió rápidamente por los medios por su aparente singularidad, se había tratado de una violación en grupo. Sin embargo, este tipo de agresión sexual no representa ninguna novedad. Ocurre continuamente desde el origen de los tiempos. Recordemos a Sandra Palo o las niñas de Alcasser con finales más trágicos. 

    Es más, la violación en grupo se puede dar incluso en contextos en los que la violación individual no es frecuente pues el grupo transforma en violadores a sujetos aparentemente normales. Veamos cómo.

 

La misoginia y el machismo

 

     Es evidente que el primer motor para la violación en grupo es la misoginia y el machismo. La mujer es el objetivo central de la agresión. Merece el desprecio del grupo, así como su transformación en material desechable incapaz de sufrir, sentir o recordar ese sufrimiento y terrorífico momento. No se dan estas violaciones en contextos sociales donde no impere este rasgo cultural.

    Por otro lado, la multiplicidad de los agresores proporciona a éstos una sensación de superioridad mucho mayor frente a la víctima a la que odian pero a la que, en el fondo, temen.  Según la pionera feminista Susan Brownmiller la violación tiene muy poco de sexual y mucho más de agresión pues lo que persigue es el terror, la dominación y la paralización de la mujer. En la violación individual es discutible pues muchos violadores afirman excitarse sexualmente con el sometimiento pero este hecho alcanzaría su máxima expresión en la violación en grupo. Es una cacería en toda regla. No olvidemos el nombre y los antecedentes del grupo de San Fermín, “La Manada”.

 

la verdadera violencia de genero

 

      Pero lo más preocupante, acaso, es que estas violaciones se producen incluso donde no hay casos individuales, esto es, no hace falta que el sujeto sea un psicópata, un sádico o un antisocial para que se vea envuelto en una actuación en grupo.

    La mayor parte de los miembros de un grupo de violadores nunca violarían en solitario. ¿Qué extraña energía, entonces, transforma a esos sujetos aparentemente normales en violadores cuando forman un grupo?

 

La importancia de la edad 

 

    La violación de grupo es más frecuente en adolescentes y jóvenes adultos, a diferencia de los violadores solitarios que tienen edades superiores. Se encuentran en etapas de la vida en las que el sentido de pertenencia al grupo, la importancia de la reputación y el sometimiento al líder adquieren una relevancia extraordinaria.

    Es frecuente que estos grupos incrementen su cohesión interna por la elección una cultura, la hipermasculinidad, y un enemigo común, las mujeres. Los aspectos culturales machistas en estos grupos son más intensos por su inexperiencia e inseguridad frente a aquellas.

    Los sujetos con rasgos más psicopáticos son los que suelen despertar más admiración entre los adolescentes y ocupan posiciones de liderazgo entre ellos. Los demás siguen la obediencia ciega al líder. De ahí que estos grupos, bajo las órdenes del líder, sean los mismos que prenden fuego a un mendigo o apaleen a un inmigrante.

    Las drogas tienen un efecto amplificador obre la conducta al disminuir aún más el ya escaso control que tienen sobre sus impulsos.

 

La disolución de la moralidad en el grupo

 

    El sentido de la moralidad se disuelve en el grupo. Recordemos el experimento Milgram de la sumisión (un 75% de los sujetos normales actúa psicopáticamente por sumisión a la autoridad, ver post aquí) y el experimento Asch de la conformidad social (cambiamos nuestras creencias para encajar en un grupo social, ver post aquí ). El grupo disuelve al individuo en una amalgama difusa con una identidad superior supremacista. “Nosotros somos mejores que vosotros”. Es el origen del nacionalismo y del nazismo, por ejemplo. Siendo del grupo soy mejor, soy más poderoso y mi moral tiene un mayor respaldo que la tuya. Este fenómeno es observable en círculos radicales de cualquier índole, incluso feministas.

    La violencia sexual en grupo está muy relacionada, además, con el convencimiento que el grupo protege de las consecuencias legales de la conducta al promover el anonimato e incrementar la probabilidad real de no ser condenado. Uno de cada 1000 hombres comete una violación en su vida en occidente pero un estudio canadiense de 2016 encontró que 30 de cada 100 hombres violaría y emplearía drogas para disminuir la resistencia de una mujer si su conducta no tuviera consecuencias penales (ver artículo en francés aquí).

     Es posible que la impunidad percibida unida a la creencia de supremacía y superioridad moral estén detrás de que los actos de violencia sexual de grupo sean más brutales que las violaciones individuales (puñetazos, patadas, mordiscos, insultos etc.).

    La mayor parte de las violaciones tanto individuales como en grupo constan de un alto grado de premeditación. Eligen a la mujer, la siguen, la drogan, buscan el momento de mayor vulnerabilidad y atacan. Sin embargo, muchas personas siguen encontrando atenuantes del delito pensando que la mujer propició su violación con su indumentaria provocativa, ingiriendo alcohol o drogas (benzodiacepinas, escopolamina o “burundanga”, ketamina, etc.), previamente etc. Creen así que el grupo no tenía intención previa de violar a la víctima. Recientemente una militar profesional de Requena ha sido presuntamente drogada y violada por compañeros. De confirmarse, sería un buen ejemplo de esto.

 

El respaldo cultural

 

 

    A partir de aquí surge otra cuestión desconcertante: ¿por qué los transeúntes no suelen intervenir cuando son testigos de este tipo de actos en plena vía pública? Hemos visto videos de agresiones sexuales en la vía pública a plena luz del día en la India, Egipto o Marruecos bajo la impasible mirada de transeúntes.

    Imaginemos el caso de una mujer que, sin llegar a ser atacada sexualmente, tiene que escuchar comentarios obscenos, o recibir tocamientos (todos tenemos en mente las imágenes de mujeres que, durante el chupinazo de San Fermín, son manoseadas por hombres). ¿Por qué la mayoría de los asistentes no intervienen en estas situaciones, lo ignoran e, incluso, ríen la gracia? En un célebre artículo sobre la apatía del espectador, firmado en el año 1969 por los famosos psicólogos Latane y Darley, estos afirmaron que “resulta más probable que el espectador intervenga cuando interpreta correctamente la situación, piensan que pueden intervenir y, además, se sienten competentes para hacerlo”.

 

Homosexualidad latente

 

    Un aspecto que apenas se analiza es el de la homosexualidad latente que puede estar camuflada tras estas violaciones en grupo tras la hipervirilidad. No olvidemos que se trata de adolescentes y que, como tales, pueden tener una sexualidad todavía ambivalente. Compartiendo a la mujer y excitándose en una actividad sexual en grupo estarían satisfaciendo indirectamente sus deseos homosexuales inconscientes sin afrontar su deseo. El contacto sexual con la mujer no tendría así otro objeto que el contacto diferido con el compañero. Precisamente estas personas son las que más necesitan exaltar su masculinidad para alejar más sus amenazadores fantasmas homosexuales y son los que más homofobia pueden mostrar además de su misoginia.

   Todos recordaremos la película American Beauty en la que el coronel de los Marines interpretado por Chris Cooper, declarado homófobo radical, mata al protagonista, interpretado por Kevin Spacey, cuando pone frente a él en evidencia la homosexualidad que hasta ese momento se había negado.

 

Tratamiento y medidas de prevención

 

   ¿Cabe el tratamiento? Sin duda. Debe ser realizado en la cárcel o tras cumplir condena. Es incuestionable que procede para evitar reincidencias. No tienen estructuras psicopáticas por lo general por lo que la posibilidad de reincidencia no está asegurada como ocurre en muchos violadores individuales.

     El entrenamiento de la empatía cognitiva con la víctima es esencial en estos casos así como la separación del grupo y el entorno social que ha servido como caldo de cultivo a sus creencias si es posible. SI no hay conflicto neurótico son más útiles las medidas psicoeducativativas que las psicoterapéuticas. En la medida que no subyace una perversión sexual por lo general, la castración química no suele estar indicada.  

   Es mucho más eficaz la adopción de medidas educativas en la escuela y en los medios de comunicación pues se trata de un problema que hay que prevenir desde la infancia. 

    Hemos visto que el violador en grupo piensa sobre sí mismo y sobre su grupo, pero jamás repara en algo que cosifica y maneja como un mero objeto de su juego, la mujer. Ni una más, Me too. Todas las campañas son pocas para poner de manifiesto algo que debe terminar, la violencia contra la mujer. Esperemos que a continuación o a la vez desaparezca toda forma de violencia también contra los niños, los hombres y los animales    

   Dedicaremos un post monográfico a las lesiones psicológicas de la violencia machista pero adelantamos el contenido con este video subtitulado en español de una conferencia de Roxanne Gay, una escritora y activista norteamericana que sufrió una violación en grupo y que empleó la comida (alcanzó los 261 Kg) para calmar el infinito dolor que un grupo de hombres le creó de una manera cruel y arbitraria cuando tenía solo 12 años. Afortunadamente su inteligencia e ironía le han ayudado también a salir adelante. 

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!



Acepto las condiciones


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

El síndrome de fatiga crónica, un trastorno todavía mal comprendido.

El Síndrome de fatiga crónica o encefalomielitis miálgica afecta a un 0,5-1% de la población general y supone un impacto tal que incapacita hasta a un 85% de los pacientes para desempeñar una actividad laboral normal. Cada vez es más clara la causa inflamatoria cerebral por infección y/o reacción autoinmune. Revisamos en este artículo esta patología, su tratamiento actual y sus posibles tratamientos futuros.

La cleptomanía, otro trastorno mental estigmatizado.

La cleptomanía es un trastorno que afecta a algo menos del 1% de la población y que sólo en España supone unos 250 millones de pérdidas al año por robos. El paciente roba impulsivamente objetos irrelevantes sin poderlo controlar para luego sentir una secuencia de paz inicial y vergüenza y culpa final que le llevan, con frecuencia, a la idea de suicidio y, eventualmente, a la tentativa de suicidio. Analizamos hoy este trastorno psiquiátrico que, sin embargo, con frecuencia es objeto de mofa y estigma.

La anorgasmia femenina: una muralla frente al placer

Nuestra Sexóloga Esther Fuentes nos introduce en este interesante video a las causas de la anorgasmia femenina y su papel y repercusión en la relación de pareja. Realiza así mismo una breve introducción a su abordaje terapéutico que en la mayoría de los casos es exitoso.

Sentencia de la manada: ¿necesita la ley víctimas sobrenaturales?

La sentencia del juicio de la manada a movido todas las conciencias y no es para menos, es posible que la ley esté mal formulada por no tener en cuenta la verdadera naturaleza humana y estar basada en ideales que poco tienen que ver con nuestras limitaciones tan humanas. Analizamos hoy este conflicto y su solución.

Diferencias entre TOC y T. Obsesivo Compulsivo de Personalidad.

La proximidad de sus denominaciones (tan sólo se diferencian en “de personalidad”) así como el solapamiento aparente de algunos de sus síntomas hace que TOC y Trastorno obsesivo compulsivo de personalidad se confundan con cierta frecuencia a pesar de que se trata de trastornos muy distintos en su naturaleza, tratamiento y pronóstico. Analizamos hoy sus diferencias etiológicas, clínicas, terapéuticas y pronósticas

De brujas y demonios: Encefalitis por anticuerpos anti-NMDA.

Hoy abordamos la encefalitis por anticuerpos anti NMDA, una enfermedad autoinmune que provoca síntomas muy similares a los de la esquizofrenia y algunas formas de psicosis maniacas que fue descubierta por un neurólogo español en 2005. Analizamos qué destino pudieron tener estos pacientes antes de ser descubierta su enfermedad y cuantos de los pacientes que hoy están disgnosticados como esquizofrenias y bipolares pueden en realidad no serlo. Como ejemplo, introducidmos el sesgo de confirmación, un peligroso autoengaño que empleamos a diario.

La soledad maligna, un problema de salud pública en crecimiento.

Recientemente Theresa May nombró a Tracey Crouch Secretaria de Estado para la Soledad. Podría parecer una excentricidad británica pero obedece a un problema real: la soledad maligna. Una “enfermedad” que afecta a un 25% de la población y que pone en riesgo su vida. Analizamos hoy este fenómeno propio de las sociedades modernas occidentales y su relación recíproca con la enfermedad mental.

El tiroides: una glándula endocrina con una enorme expresión mental.

Las enfermedades tiroideas incluyen entre sus síntomas algunos que se solapan con los propios de la ansiedad, la depresión e, incluso, las psicosis. En muchas ocasiones estos síntomas preceden a otros que dan la clave de enfermedad tiroidea lo que lleva a estos enfermos a someterse a tratamientos psiquiátricos y posponer el tratamiento hormonal que les mejorará de una manera percibida como “mágica” por el paciente. Revisamos hoy esta situación.

¿Que puede averiguar de usted un psicópata cuando le mira?

La mentalización es la capacidad casi innata por la que somos capaces de entender de forma automática lo que los demás piensan, sienten y creen a diferencia de los psicópatas que carecen de tal automatización y emplean la mentalización como instrumento para aumentar el daño como acaba de demostrar Arielle Baskin Sommers en un importante trabajo de investigación.

 Contacto


 

Email:

[email protected]

 

Teléfono:
+34910052201

 

Dirección:
c/ Hilarión Eslava 55, 3º 1
Madrid 28015, Spain

 

 Horario


 

Lunes a viernes:
10.00 - 20:00

 

Sábados y Domingos:
Cerrado

 

Sellos de calidad


 

 Formulario de Contacto


 

Acepto las condiciones

2 + 14 =

Share

Pin It on Pinterest

Share This