Terapia online en tiempos de COVID-19: Recomendaciones

por Marta de la Torre, Psicóloga Cognitivo-conductual de Grupo Doctor Oliveros

 

Protagonizamos una situación mundial sanitaria, social y personal sin precedentes. El COVID-19 está desafiando nuestra capacidad de “resiliencia” y de adaptación. El confinamiento ha desorganizado la estabilidad y rutinas de todos, un cambio tan drástico que pasará tiempo hasta conocer las consecuencias reales en salud mental.

Ante tal súbito cambio, las reacciones psicológicas derivadas de esta pandemia son muy particulares: irritabilidad en casa, ansiedad por no salir de casa, preocupación excesiva por la posibilidad de contagio, pérdida anímica debido a la reducción de actividad. No necesariamente son reacciones psicopatológicas, son emociones normales atendiendo al peculiar contexto.

Un porcentaje de personas, sin embargo, pueden presentar mayor vulnerabilidad a dificultades psicológicas: preocupaciones hipocondríacas, pánicos, agotamiento, depresión, duelos complicados, burnout o estrés postraumático. Las demandas de la situación en combinación con los recursos personales y de afrontamiento, la tolerancia a la incertidumbre y la configuración psicológica de cada uno son determinantes.

La imposibilidad de verse presencialmente junto con el malestar derivado de las diferentes realidades que ha provocado esta pandemia, ha obligado a continuar y adaptar la ayuda psicológica al entorno online.

 

Qué debo saber para iniciar una terapia online

 

La adaptación a una terapia online es más sencilla de lo que parece. Pese a los prejuicios y desconfianza previa (Gonzalez-Peña, Barrio y Olmedo, 2017), se ha demostrado que tiene muy buena aceptación entre los pacientes (Backhaus et al., 2012). Es posible generar una alianza terapéutica muy similar a las terapias presenciales (Berger, 2015; Clarke et al., 2016; Ferwerda et al., 2015) y se considera un tratamiento eficaz (Andersson, Rozental, Rück y Carlbring, 2015; Andersson, Topooco, Havik, y Nordgreen, 2015).

Para realizarlo, aconsejamos que prepare lo siguiente:

 

Espacio e imagen

 

  • Escoge una estancia privada, y donde durante el tiempo de la sesión no accedan o interrumpan otras personas. Ha de ser un sitio de la casa donde puedas hablar con tranquilidad, libre de escuchas y ruidos, y te sientas con libertad y comodidad.
  • Mantén una iluminación adecuada para que se aprecie con claridad y sin sombras tu rostro. Es recomendable que la luz sea frontal y, a ser posible, natural. Evita rayos solares directos y si la luz es escasa, emplea una lámpara adicional.
  • Utiliza una mesa para apoyar el dispositivo y que la imagen quede lo más estable posible.
  • Coloca el ordenador con el ángulo de la cámara al nivel de los ojos para percibir mayor comodidad (habrá mas sensación de contacto ocular entre los dos).
  • Antes o al inicio de la sesión, comprueba que la imagen esté encuadrada y sea, en lo posible, tan amplia como para que permita visualizar la cara, el torso, los brazos y las manos.
  • Ten en cuenta que es necesaria una webcam, entrada de audio (micrófono) y salida de audio. Se recomienda el uso de auriculares en lugar de altavoz para maximizar la calidad del sonido.

 

Protección de la información

 

  • Comprueba que tienes protegido el dispositivo que vas a utilizar para la terapia con un programa actualizado de antivirus, antimalware y que eviten cualquier ataque malicioso
  • Encripta o guarda bajo contraseña segura todos los documentos que contengan información clínica/personal (por ejemplo, cuestionarios, registros u otro material que vayas a intercambiar con el psicólogo…). Tu psicólogo/a te informará de los programas adecuados y su uso.
  • Evita el acceso de otras personas a la información del dispositivo o a las propias cuentas de correo, etc.
  • Protege el acceso a tu información configurando un protector de pantalla al no usarlo que se desbloquee con contraseña segura.

 

Conexión

 

  • Usa siempre tu red privada y segura para conectarte a la sesión. No uses redes públicas.
  • Emplea siempre que sea posible una conexión por cable a la red, para evitar las interferencias del wifi y maximizar la seguridad de la comunicación.
  • Cierra otras pestañas o aplicaciones abiertas, ya que podrían interferir con la calidad de la conexión y desviar tu atención.

 

Primer contacto

 

  • En una primera sesión, comprobarás si hay conexión suficiente, la calidad de la imagen y el sonido entre los dos, etc.
  • Es normal sentirse incómodo los primeros minutos (por la falta de costumbre) pero con los minutos es esperable que te sientas cada vez más cómodo con el psicólogo.
  • El psicólogo/a te avisará de cómo proceder si se produce un fallo en la conexión y te ayudará a solventarlas de forma empática y cálida.
  • Tendrás una evaluación individual y te confirmará si tu intervención a distancia puede realizarse o te recomienda otras opciones.

 

Relación terapéutica:

 

  • Al igual que en una terapia presencial, es importante que te sientas libre para tratar tus emociones respecto a la terapia, dificultades que tengas o sobre cómo te sientes con las sesiones online.
  • Revisa los objetivos de la terapia de forma periódica lo que desarrollará el vínculo y la colaboración mutua.

 

En Grupo Doctor Oliveros realizamos intervenciones online regularmente con nuestra propia plataforma desde hace años, cumpliendo todos los requisitos del RGPD en cuanto a confidencialidad y seguridad de la comunicación y siguiendo las recomendaciones de buenas prácticas y científicas Colegio Oficial de Psicología.

 

Pedir cita